De La Cuna a La Cama!

Cuando tenemos un bebé, los días se sienten eternos con los trasnocho y tantas cosas por ordenar, pero por el contrario, los meses pasan tan rápido que a veces nos toma por sorpresa lo rápido que crecen. De repente te das cuenta de que tu bebé es independiente, habla, pero aún duerme en la cuna.


Hay cosas en la maternidad de las que nadie habla realmente, y no tiene un marco de tiempo específico.

Un día comencé a preguntarme cuándo era el momento adecuado o cuáles eran los indicadores de que mi bebé estaba listo para pasar de la cuna a la cama.


Debo confesar que cuando las cosas ya están tomando su rutina, como es el caso de las rutinas del sueño, y por fin en mucho tiempo todos en caso dormimos toda la noche, uno se cuestiona mucho hacer cambios, por miedo a que pueda generar un retroceso en las patronos del sueño de tu pequeño.


Además, aunque no siempre lo tenemos en cuenta, los niños son muy susceptibles a los cambios y, por lo tanto, todo debe hacerse progresivamente.




En realidad, la primera razón por la que comencé a considerar este cambio, fue porque mi hija ya estaba en entrenamiento para ir al baño y dejar los pañales. Entonces, si estaba pensando en hacerlo por la noche, ella debería poder salir de la cama sola.


Es realmente un gran paso, que le da a tu pequeño mucha independencia y escuché muchas historias divertidas y de terror sobre cómo se encontraban a los niños en el patio a mitad de la noche, por ejemplo.


Pero ciertamente, hay cosas en la vida que eventualmente sucederán, entonces, ¿por qué pos-ponerlo? Y por otra parte la graduación de la cuna tiene muchas cosas positivas para un niño. Lo importante es asegurarnos siempre de que nuestro pequeño tiene la madurez necesaria para esta transición.


Una cuna, les guste o no, es un lugar donde se sienten seguros y protegidos y a nosotros como padres nos brinda más control. Asegúrate de tomar todas las medidas de seguridad primero y elimina toda tentación de su alcance, nadie conoce a tu hijo más que tu.


Algunos expertos recomiendan esperar hasta que tus hijo tenga entre 3 y dos años y medio para hacer la transición, a fin de evitar berrinches y llantos nocturno, es más probable que un niño de 3 años pueda entender que debe quedarse en la cama toda la noche.


DATO CURIOSO


¿Sabía que una de las principales razones por las que los padres deciden hacer este cambio antes es para evitar accidentes? Muchos bebés son muy buenos para escalar y les encanta saltar de la cuna en medio de la noche.


IMPORTANTE

*Como con cualquier cambio, asegúrate de explicarle, hablar con tu hijo, involucrarlo en el proceso.

*Además de tratar de hacerlo lo más progresivo posible

*Motívalo con sábanas nuevas, almohadas o algún objeto relacionado con la cama que pueda ser de su interés.


Ten en cuenta que una cama nueva no implica necesariamente una nueva rutina, trata de mantener todo lo más rutinario posible para que el cambio no afecte a tu pequeño.

11 views
 
  • Black Instagram Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now