El Segundo hijo

¿Es realmente más fácil con el segundo?


¡La respuesta es sí y no!


Por un lado, justo cuando crees que tienes todo el tema de la crianza bajo control, el segundo bebé aparece para cambiar la vida de todos. ¡Créelo! no importa con cuántas personas hables o cuántos libros leas, nunca estarás completamente preparado para estos cambios.



Cuando tienes el primero, aunque al principio te sientes completamente desordenada y te cuesta adaptare. Todavía puedes conservar parte de tu estilo de vida pre-mamá. Es más fácil encontrar a alguien que pueda ayudarte con un niño mientras sales a cenar con tu esposo una noche o incluso durante un pequeño viaje de fin de semana.


Pero cuando hay dos, es el doble trabajo y menos tiempo para hacerlo. Así que, sin duda el tiempo que se sacrifica más es el tiempo que dispones para cuidar de ti y compartir con tu pareja. Es un ajuste para cada miembro de la familia.


Pero no todo es negativo, a pesar de las dificultades que representa cada cambio y desafío, al final las gratificaciones al ver a tu familia e hijos te recordarán que todo ha valido la pena.


Todos los temores y dudas sobre cómo cuidar a un recién nacido son cosa del pasado. La ansiedad ya no es la misma, y eso te permite disfrutar aún más de cada etapa de tu recién nacido. ¡ya sabes lo rápido que crecen! Y lo que es realmente importante.


A medida que ambos niños comienzan a conocerse, comenzan a desarrollar una interacción y una relación sorprendente. Esto al final también te dará más tiempo libre cuando sean más grandes y comiencen a jugar juntos y tengan más cosas en común.


Se trata solo de expectativas reales y tiempo. Cuando tienes un recién nacido, es importante entender que tal vez tu casa no estará organizada como solía estar, y sin duda todos los miembros de la familia deberán participar y colaborar.


Además, con respecto a las expectativas realistas, es importante tener una idea clara de que cada ser humano es único, por lo que no esperes las mismas reacciones, personalidad y rutinas en tu nuevo bebé.


Acéptelo y, en lugar de separarlo, de tu hijo mayor aprovecha la oportunidad para que sea parte de todo el proceso ya que al final no es solo su bebé, sino que es el nuevo miembro de la familia, el bebé de todos en la casa y eso tiene su magia.

0 views
 
  • Black Instagram Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now