La Inteligencia Emocional en Los Niños

Las emociones sin duda son parte esencial de nuestro día a día, y parte de nuestra madurez. A medida que logramos entenderlas y manejarlas, mejores decisiones tomaremos en nuestra vida y más acertados seremos en nuestras distintas facetas.


A esto es lo que los expertos llaman inteligencia emocional, y que no está vinculado con nuestro conocimientos a nivel académico. Es por ello, que podemos ser profesionales muy exitosos pero con un nivel bajo de inteligencia emocional.


Es importante que desde muy pequeños expliquemos estos temas a nuestros hijos y hablemos sobre las emociones. Por supuesto, al ser un tema muy abstracto hay que introducirlo de forma progresiva.


De esta forma les estaremos brindando las herramientas para ser adultos asertivos. Sin importar que tan avanzados estemos en nuestra inteligencia emocional, siempre tendremos presencia de todas las emociones dentro de nosotros, pero la forma en que las afrontemos es lo que nos diferenciará del resto.


Lo ideal es comenzar de forma lúdica hablando sobre las emociones, herramientas como los cuentos y canciones son ideales para atraer la atención de nuestros pequeños y promover su interés.


La meta es que ellos logren aprender sobre las diferentes emociones, diferenciarlas e incluso identificarlas. Todavía recuerdo la primera vez que mi hija de dos años me dijo Mamá! Estoy brava!... Sentí una felicidad inmensa, no solo porque estaba expresando de forma verbal lo que sentía sino que lo estaba compartiendo conmigo…


Con todo el gusto del mundo le respondí en un tono calmado, ¨…Entiendo perfectamente, y me parece bien, es normal que algunas veces te sientas brava y triste.


Y es que en muchas culturas estamos acostumbrados a pensar y a comunicarles a nuestros hijos que no deben llorar, que no pueden pelear, que no pueden estar triste. Pero lo cierto es que es normal que lo estén en algunas ocasiones, lo importante es que lo puedan expresar de forma correcta, sin golpear, morder o gritar.


Otro punto clave es brindarles opciones a nuestros pequeños que les permitan calmarse. Sin duda si para uno como adulto no siempre es fácil poder controlarse en un momento de rabia, imagínense cómo es con nuestros niños, quienes viven cada emoción a flor de piel.


En un mundo ideal, tu hijo te diría mamá estoy molesta, tomaré unos minutos para procesar lo que me está pasando. Pero esto no es real, así que volviendo a la realidad, les comparto algunos de los elementos que utilizo con mi hija en momento de –crisis-. (Aunque por supuesto cada niño es distinto, así que experimenta y consigue lo que mejor les funcione, tomando en consideración la edad de tu pequeño)


· Calm Jar, lo amamos en la casa, porque no solo calma a nuestra hija sino a nosotros. Acá les comparto una receta. Lo ideal es explicarles que deben agitarlo con mucha fuerza cuando sientan rabia, impotencia, tristeza y luego respirar y esperar hasta que la escarcha vuelva al fondo, y podamos ver nuestros dedos a través del Jar.


· Cuentos, Hay muchas opciones y variedad. A mi hija le encantan estos.


· FlashCards de emociones, ideales para que aprendan el vocabulario.


· Muñecos de emociones


No olvidemos que Monkey See, Monkey Do así que obremos con el ejemplo y comencemos como padres a trabajar en nuestra inteligencia emocional.

20 views
 
  • Black Instagram Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now