Se Terminó El Permiso De Maternidad... Y Ahora?

Updated: Feb 20

En la maternidad todo es como una montaña rusa, cuando sientes que te estás comenzando a entenderlo y a sentirte confiada ¡aparece lo inesperado! y todo cambia!


Primero está la adaptación al nuevo miembro de la familia, y luego, cuando comienzas a comprender el proceso, ¡BAM! Aparece el primer brote de crecimiento! Es un proceso interminable.



Como seres humanos, tenemos la costumbre a dar las cosas por sentado y centrarnos en el lado negativo en lugar de en lo positivo ... y esto sucede mucho con la maternidad.


No me malinterpreten. Me encantaron todos los momentos especiales que compartí con mi bebé en casa, aprendiendo y descubriéndonos, pero muchas veces me llegué a sentir atrapada entre los pañales, la lactancia y la rutina …


Pero lo cierto es que en un abrir y cerrar de ojos, pasaron los meses y me tocaba regresar al trabajo. Pero la verdad es que no estaba lista para dejar a mi bebé con otra persona y regresar a mi antigua oficina.


Para mí, este ha sido uno de los momentos más difíciles de la maternidad, darme cuenta de que era hora de volver a trabajar fue un momento realmente estresante para mí.


¡Mi bebé tenía solo 3 meses y de repente tuve que dejar a esta pequeña persona que había sido el centro de toda mi atención durante 12 meses, 9 dentro de mi vientre y 3 meses fuera de mi vientre las 24 horas del día, los 7 días de la semana!


Lo cierto es que todos tenemos diferentes razones para tener un trabajo a tiempo completo, pero no importa el POR QUÉ, siempre es difícil volver a trabajar.


Cuando nos convertimos en mamá vivimos una restructuración total en nuestra vida tanto física, como mental y emocional. Realmente nada se siente igual, las prioridades cambian totalmente.


Pero esta publicación tiene como intención recordarte que nadie te juzga por dejar a tu bebé y que no eres la única que se siente mal, triste y hasta culpable. Que sé lo difícil que es este momento, y toda esa ansiedad de separación, miedos y lágrimas.


Por ello quiero compartir estos consejos que me ayudaron y que me permitieron aliviar este proceso.


Evalúa tus opciones, todo tiene cosas positivas y negativas. Sin embargo, lo más importante es encontrar lo que más le convenga y darle más tranquilidad. Hay muchas guarderías, niñeras, familiares e incluso amigos para cuidar a tu bebé, pero ¿cuál es la mejor opción para ti, qué te brinda más tranquilidad?


Es REALMENTE importante tener conocimiento sobre tus derechos como madre de un recién nacido. Está bien que tu prioridad número uno ahora sea tu bebé.


¡Conoce tus derechos con respecto a la lactancia materna! por ejemplo, en Panamá, recientemente extendieron el tiempo de lactancia de 6 meses a un año, ¡eso significa un gran avance! ¡gracias a Dios la gente está empezando a luchar por este tipo de cambios!


Negocia, negocia, negocia, no importa cómo fue la experiencia de tus colegas. pide lo que quieras! La gente está cada vez más dispuesta a adaptarse, ayudar y ser más flexible de lo que piensas. Ahora más que nunca, las empresas son más conscientes del valor de tener un empleado feliz.


¡Tienes el resto de tu vida para dar prioridad a tu vida profesional, pero tu bebé será un recién nacido solo una vez! y recuerda que con relación al tiempo es mejor calidad que cantidad ... ¡aprovecha cada minuto que tengas que para compartir con tu bebé y creen maravillosos recuerdos juntos!

0 views
 
  • Black Instagram Icon
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now